¿Qué es un servidor bare metal?


Un servidor bare metal es una máquina física dedicada a un único cliente, por lo general disponible en modalidad de alquiler a través de un proveedor de datacenter. En OVHcloud utilizamos la expresión «servidores dedicados» para referirnos a estas máquinas bare metal. Lo que diferencia a un servidor dedicado de un servidor virtual y otros servicios basados en servidores es que la caja física de metal que contiene el procesador, la memoria y el resto de componentes se alquila como un todo (entorno «single-tenant») y no se comparte con otros usuarios. Así pues, el cliente puede elegir el sistema operativo de su servidor bare metal y personalizarlo según las necesidades específicas de sus cargas de trabajo.

Servers and datas

¿Por qué se llama servidor bare metal?

Hablamos de servidores bare metal para referirnos al soporte físico de metal del servidor que contiene la configuración elegida por el cliente referente en términos de cálculo, memoria, almacenamiento, software y red. Antes de la llegada del cloud, los servidores bare metal eran la opción de servidor más elegida por las empresas, que adquirían y configuraban estas máquinas en sus propias salas de ordenadores dedicados.

La evolución del bare metal

Antes de la democratización de internet y de la tecnología cloud, conectar ubicaciones físicas era una opción lenta y muy costosa. Las empresas que querían ofrecer a los trabajadores acceso a sus aplicaciones tenían que adquirir servidores bare metal y alojarlos en sus salas de servidores. Para conectar los ordenadores de sus trabajadores, o incluso de sus clientes, a los servidores utilizaban cables de red.

A medida que la infraestructura de telecomunicaciones a nivel mundial fue evolucionando, establecer conexiones rápidas de fibra óptica entre diferentes localizaciones resultó mucho más fácil, por lo que las empresas empezaron a consolidar y centralizar sus salas de servidores en datacenters.

Cómo el cloud ha transformado el bare metal

Las empresas que deciden utilizar sus propios servidores bare metal en un datacenter, aparte de conseguir muchas ventajas, también deben tener en cuenta una serie de inconvenientes. Por ejemplo, no es posible ampliar la infraestructura rápidamente, sino que es necesario contratar e instalar nuevos componentes de hardware; este proceso requiere tiempo y una inversión inicial considerable. Reducir el tamaño de la infraestructura tampoco resulta rentable una vez que la empresa ya ha invertido tiempo y dinero en el costoso hardware del servidor.

Servidor bare metal o servidor virtual

La falta de flexibilidad y el posible gasto a fondo perdido que supone el sobreaprovisionamiento explican por qué los recursos compartidos son una opción tan generalizada y por qué los servidores virtuales (o máquinas virtuales) son tan populares. Y es que configurar y lanzar un servidor virtual en el hardware de un proveedor de cloud resulta muy fácil. Además, el coste del hardware se divide entre varios clientes, por lo que cada cliente acaba pagando menos de lo que pagaría por un servidor propio.

Las empresas descubrieron rápidamente que, para determinadas tareas, un servidor virtual resultaba mucho más eficiente, ya que podían alquilarlo cuando fuera necesario, aprovisionar recursos muy rápidamente y, cuando ya no fuera necesario, simplemente desactivarlo. Y todo esto sin necesidad de realizar una gran inversión inicial.

Limitaciones de los servidores virtuales

Sin embargo, los servidores virtuales también tienen sus limitaciones, por lo que el uso de los servidores bare metal está volviendo a popularizarse. Un caso de uso muy común es cuando la carga de trabajo requiere un muy alto nivel de rendimiento y seguridad. Puesto que los servidores virtuales se ejecutan en hardware compartido, es posible que el rendimiento se vea afectado por las cargas de trabajo ejecutadas en los demás servidores virtuales que utilizan el hardware.

En última instancia, a la hora de elegir entre un servidor bare metal y un servidor virtual, tendremos que analizar nuestras necesidades en términos de precio, rendimiento y seguridad. Si sus cargas de trabajo requieren un alto rendimiento y un elevado nivel de seguridad, y siempre que su presupuesto se lo permita, un servidor dedicado constituye una opción muy sólida.

CPU y GPU bare metal

Algunas cargas de trabajo requieren una gran capacidad de procesamiento paralelo, y ahí es dónde las unidades de procesamiento gráfico (GPU) se imponen a las unidades de procesamiento central (CPU). Las CPU, polivalentes procesadores diseñados para realizar una gran variedad de tareas, son el tipo de procesador más común y suelen utilizarse para realizar las operaciones de entrada y salida.

Las GPU no son tan versátiles como las CPU, pero son mucho más rápidas a la hora de procesar operaciones matemáticas paralelas en múltiples conjuntos de datos, gracias precisamente a que disponen de miles de núcleos funcionando de manera simultánea. Así pues, estos procesadores resultan especialmente adecuados para cargas de trabajo gráficas, así como para el cálculo científico, el machine learning o la inteligencia artificial.

Los servidores bare metal pueden personalizarse con GPU muy potentes, lo que los convierte en una opción muy interesante para el diseño gráfico, el gaming o incluso las cargas de trabajo propias de la minería de criptomonedas.

Servidores bare metal y bare metal administrado

El bare metal administrado hace referencia a un servicio de cloud ejecutado en un servidor dedicado bare metal. Esta solución es perfecta para empresas que buscan el rendimiento y la seguridad de los servidores bare metal, pero sin asumir los costes generales de gestión y mantenimiento.

La ventaja de un servicio bare metal administrado es que el cliente tiene acceso a un servidor bare metal, o a un cluster de servidores, por lo que el rendimiento y la seguridad del servicio no se ven afectados por el funcionamiento del resto de servidores en el datacenter del proveedor de cloud. De este modo, las empresas pueden utilizar servicios bare metal administrados para desplegar sus aplicaciones web sin tener que preocuparse por la infraestructura.

En el caso de OVHcloud, nuestros equipos se encargan de la configuración y optimización de la plataforma para garantizar su correcto funcionamiento. Asimismo, incluimos la solución vRealize Operations de VMware en todos nuestros packs Managed Bare Metal Essentials.

Ventajas de los servidores bare metal de OVHcloud

OVHcloud pone a su disposición una amplia gama de tecnología bare metal para que pueda alojar su sitio web, desplegar una infraestructura de alta resiliencia o personalizar la máquina para adaptarla a sus cargas de trabajo en solo unos clics. Además, entregamos nuestros servidores en menos de dos minutos y ofrecemos tráfico ilimitado y la instalación gratuita en todas nuestras máquinas.

Los servidores bare metal de OVHcloud se entregan con un ancho de banda mínimo de 500 Mb/s y pueden configurarse como cluster dedicado o como parte de una infraestructura híbrida entre datacenters, conectados a través de una red privada de gran ancho de banda. Asimismo, nuestras máquinas bare metal incluyen un compromiso de nivel de servicio (SLA) superior al 99,9 %, protección anti-DDoS y un espacio de almacenamiento de 500 GB gratis para almacenar datos o guardar sus copias de seguridad.

Por último, los usuarios de los servidores bare metal de OVHcloud pueden elegir entre una amplia variedad de sistemas operativos, así como conectarse directamente a su servidor a través del área de cliente o la API de OVHcloud.

Casos de uso de los servidores bare metal

Comunicación en tiempo real

La comunicación en tiempo real requiere la transmisión y la recepción de audio y vídeo de alta calidad con una baja latencia. Por su parte, el procesamiento de vídeo y audio en tiempo real requiere un hardware de alto rendimiento y prestaciones sin limitaciones. Los servidores bare metal eliminan la posibilidad de que otros usuarios del datacenter afecten a las comunicaciones, garantizando además una mayor seguridad.

Contenedores

Las plataformas de contenedores como Docker y Kubernetes pueden ejecutarse en máquinas virtuales y servidores bare metal. Sin embargo, en el caso de las aplicaciones contenerizadas críticas, el cliente necesitará garantizar que el rendimiento no se verá afectado por una infraestructura sobrecargada. En el caso de empresas o aplicaciones más pequeñas, otra opción consiste en ejecutar dos o más aplicaciones de contenedores en un servidor bare metal y garantizar el rendimiento, en lugar de alojar estas aplicaciones en servidores virtuales.

Procesamiento de cálculo

El rendimiento de los servidores bare metal es superior al de las máquinas virtuales, por lo que son la opción perfecta para cargas de trabajo que requieren una gran capacidad de procesamiento de cálculo como el renderizado y la grabación de gráficos de alta resolución o las soluciones de machine learning e inteligencia artificial.

Alta seguridad

Los servidores bare metal no se comparten con otros usuarios, por lo que su uso se asemeja bastante al de un cloud privado. Este uso exclusivo resulta fundamental cuando la seguridad es una prioridad.

Control y configuración

Los servidores bare metal se configuran para un único cliente, por lo que resultan idóneos para cargas de trabajo que requieren componentes específicos no estándar. Así pues, si una empresa ejecuta aplicaciones con un hardware específico, podrá personalizar los servidores bare metal para adaptarlos a sus necesidades concretas.

Bases de datos

Los servidores bare metal son especialmente adecuados para alojar grandes bases de datos críticas con un gran volumen de consultas. El uso de servidores bare metal permite que la base de datos sea más segura y que su rendimiento no se vea afectado por la actividad del resto de usuarios en el datacenter.

Gaming

Los videojuegos actuales requieren complejos entornos gráficos para ser entregados en tiempo real a múltiples usuarios. El juego rastrea todos los movimientos y calcula las consecuencias en tiempo real. Uno de los mayores problemas de los videojuegos es la latencia, ya que incluso una pequeña cantidad de almacenamiento en búfer puede estropear la experiencia de juego. Los servidores bare metal ofrecen el rendimiento y la conectividad necesarios para ejecutar aplicaciones de gaming sin almacenamiento en búfer para una experiencia de juego óptima.

En OVHcloud ofrecemos una experiencia de gaming sin igual gracias a la potencia de nuestros servidores dedicados especialmente diseñados para gaming, dotados de procesadores AMD Ryzen y con sistema de refrigeración líquida. De este modo, los gamers podrán disfrutar de sus juegos favoritos utilizando hardware de última generación y con la garantía de seguridad que ofrece nuestro exclusivo sistema de protección anti-DDoS.

Internet de las cosas (IoT) y edge computing

Los dispositivos IoT pueden generar grandes volúmenes de datos, que, muy a menudo, necesitan ser procesados en tiempo real para poder sacar el máximo partido a la información que contienen. Los servidores bare metal suelen utilizarse para procesar estos datos e identificar la información relevante, que es enviada a la red central.

Además, las cargas de trabajo generadas por los coches sin conductor o las aplicaciones de realidad aumentada y mixta, que suelen funcionar en los extremos de la red, se adaptan perfectamente a la baja latencia y el alto rendimiento que ofrecen los servidores bare metal.

Servidores bare metal y OVHcloud

OVHcloud ofrece una amplia gama de productos de servidores bare metal, incluyendo servidores dedicados bare metal y bare metal administrado mediante la virtualización de VMware.

OVHcloud pone a su disposición su experiencia y una gran variedad de opciones de servidores bare metal para que pueda alojar un sitio web, desplegar una infraestructura de alta resiliencia o personalizar la máquina para adaptarla a sus cargas de trabajo en solo unos clics. OVHcloud entrega sus servidores en 120 segundos, y ofrece tráfico ilimitado y la instalación gratuita en todas sus máquinas.

Los servidores bare metal de OVHcloud son las máquinas físicas con el mejor rendimiento y el mayor nivel de seguridad disponibles. Los servicios bare metal son la solución ideal para empresas que ejecutan cargas de trabajo que requieren una potencia de cálculo intensiva, sin restricciones en materia de rendimiento o seguridad.