¿Qué es el cloud hosting?


Si su actividad se basa en aplicaciones y utiliza un sitio web como principal interfaz de comunicación con su público, es muy probable que haya oído hablar del cloud hosting. Pero ¿en qué consiste exactamente el cloud hosting o alojamiento cloud?

A diferencia de los alojamientos tradicionales, los servicios de alojamiento cloud no se despliegan en un único servidor, sino que utilizan la virtualización para distribuir los datos de los sitios web y las aplicaciones entre varias máquinas físicas y virtuales. El modelo de cloud permite que los sitios web y las aplicaciones estén accesibles en todo momento y sean altamente disponibles.

shared hosting and vps

¿Qué es el cloud hosting?

El cloud hosting o alojamiento en cloud hace referencia a un servicio en el que se utilizan uno o más servidores virtuales para hacer que las aplicaciones o sitios web estén disponibles en internet. En este modelo los hosts suelen estar repartidos en diferentes regiones geográficas y múltiples datacenters para favorecer la alta disponibilidad y es posible realizar operaciones de failover para restaurar rápidamente los sistemas como parte de un plan de recuperación ante desastres. Además, los alojamientos cloud utilizan el balanceo de carga para hacer frente a los picos de tráfico, por lo que es posible distribuir la demanda adicional entre los diferentes servidores cloud de las arquitecturas del alojamiento cloud.

En general, el hosting en cloud ofrece mayor flexibilidad en comparación con los modelos tradicionales de alojamiento. Asimismo, los usuarios podrán disfrutar de una mayor escalabilidad, un rendimiento optimizado, una seguridad reforzada y una mayor resiliencia, entre otras ventajas. El alojamiento cloud se basa en uno de los numerosos servicios de cloud computing existentes, las infraestructuras como servicio (IaaS), por lo que es capaz de proporcionar recursos bajo demanda en materia de procesamiento, almacenamiento de datos y recursos de red, utilizando un modelo de pago por consumo.

¿Para qué usuarios es adecuado el cloud hosting?

Las empresas suelen optar por un alojamiento cloud cuando alcanzan el límite de recursos que un alojamiento compartido «on-premises» puede proporcionar. A menudo, esto se produce cuando aumenta el número de visitas al sitio web y, por ende, se registran problemas de rendimiento. El alojamiento cloud simplifica considerablemente la planificación y la gestión de los picos de tráfico, ya que es más fácil aumentar la capacidad o configurar el escalado automático de los recursos para hacer frente a un aumento repentino de los usuarios.

Cualquier sitio web puede registrar picos de tráfico. Sin embargo, estos aumentos repentinos en el número de visitas son más frecuentes en sitios web dedicados a usos concretos, como las tiendas virtuales o los sitios de e-commerce, en los que el tráfico puede aumentar de forma exponencial, sobre todo durante las campañas promocionales, tras una campaña publicitaria exitosa y o un buen programa de marketing por influencias.

Pero no son los únicos: los portales de noticias y medios de comunicación, las páginas de entretenimiento y streaming, las redes sociales, los sitios web de comunidades online y las páginas que contienen información o guías concretas sobre usos determinados también pueden registrar grandes picos de tráfico.

Los usuarios de las plataformas web más populares disfrutarán de grandes ventajas con un hosting cloud. Por ejemplo, los alojamientos cloud WordPress ofrecen mayor velocidad, un mejor posicionamiento y una seguridad reforzada. WordPress en el sistema presente en el 43 % de los sitios web, por lo que las empresas que utilicen un hosting en cloud basado en este CMS conseguirán múltiples beneficios.

¿En qué se diferencian el cloud hosting y el hosting?

Existen diversas opciones disponibles en materia de alojamiento web y aplicaciones, tanto en un datacenter «on-premises» como en un alojamiento comercial.

La construcción y la gestión de un datacenter «in situ» ofrece a las empresas un control total sobre sus operaciones informáticas, algo especialmente útil cuando las necesidades reglamentarias y en materia de seguridad son estrictas y se debe limitar el acceso a los datos.

Los servicios comerciales de alojamiento web se dividen en tres grandes categorías: el alojamiento compartido, el alojamiento en servidor privado virtual (VPS) y el alojamiento dedicado. Estas tres modalidades utilizan un único servidor en el datacenter de una empresa de alojamiento, con límites definidos en términos de almacenamiento, procesamiento (CPU), memoria (RAM) y ancho de banda.

En el caso de los alojamientos compartidos, las empresas pagan por una cantidad fija de espacio para alojar los recursos de sus sitios web y aplicaciones, y comparten el mismo servidor con otros usuarios. Las pequeñas y medianas empresas son los clientes que más recurren a este tipo de alojamiento, ya que su precio es bajo y, además, el proveedor del alojamiento se encarga de la gestión y el mantenimiento de los sistemas. Este sistema es perfecto cuando la empresa hace un uso constante y predecible de los recursos asignados.

Los VPS o servidores privados virtuales suponen una mejora con respecto al modelo compartido. En este caso, un único servidor se divide en diferentes servidores virtuales aislados, mejorando así la seguridad al compartimentar el espacio del servidor y limitar el acceso de otros usuarios a los datos. Las empresas suelen elegir esta opción cuando empiezan a crecer y pasan de ser pequeñas empresas a tener un tamaño mediano.

Los alojamientos dedicados, por su parte, son la opción perfecta para aquellas empresas que han crecido considerablemente y necesitan mejores prestaciones y una mayor seguridad. Poder utilizar un servidor dedicado en un entorno de alojamiento de pago tiene un coste más elevado, pero garantiza un mayor control de la empresa sobre sus propios recursos.

Todos estos modelos presentan una serie de ventajas e inconvenientes. En el caso de los datacenters «on-premises» será necesario realizar nuevas inversiones de hardware a medida que el uso de recursos por parte de la empresa se acerque al límite de su capacidad. La escalabilidad y el rendimiento pueden verse limitados por los equipos instalados, y las actualizaciones pueden llegar a consumir un tiempo considerable. Además, serán necesarios equipos internos que se encarguen del mantenimiento y la gestión de la infraestructura, lo que supone un coste adicional. Por último, un datacenter constituye un único punto de control con actualizaciones que también pueden consumir mucho tiempo, por lo que el crecimiento de la empresa podría verse frenado.

Con un alojamiento comercial tradicional es muy probable que acabemos pagando por una capacidad que, al final, no se utiliza, especialmente cuando el tráfico fluctúa. En el caso de los entornos alojados compartidos, los picos repentinos de tráfico web o una brecha de seguridad que afecte a cualquiera de los usuarios del servidor pueden generar tiempo de inactividad en la web y problemas de disponibilidad.

¿Qué ventajas ofrece el cloud hosting?

Un alojamiento cloud ofrece numerosas ventajas con respecto a un alojamiento tradicional. Una de las más notables es que no existe un único punto de fallo, y es que, en lugar de utilizar un modelo de servidor único centralizado, el alojamiento cloud se basa en un cluster o red de servidores. De este modo, si uno de ellos falla o deja de estar disponible, otro servidor toma el relevo por defecto.

Coste y flexibilidad

Con un hosting en cloud la empresa solo tendrá que pagar por los recursos que consume y no tendrá que gestionar su propio hardware ni pagar por la capacidad que no se utilice. Asimismo, los servicios de cloud hosting ofrecen un aprovisionamiento automático de recursos cuando es necesario aumentar la capacidad para garantizar un rendimiento óptimo del sitio web, por lo que no es necesario realizar actualizaciones manuales.

Fiabilidad

Tanto si tiene un servidor dedicado como si comparte un servidor con otros usuarios, disponer de un servicio de alojamiento cloud le permitirá evitar que su sitio web desaparezca, ya que los sitios web y aplicaciones se distribuyen en una red de máquinas. De este modo, ya no tendrá que preocuparse por los puntos únicos de fallo de los alojamientos tradicionales.

Escalabilidad

La escalabilidad es una de las grandes ventajas de los alojamientos en cloud. Y es que, si la empresa prevé un aumento de tráfico tras una campaña de marketing o una promoción, podrá ampliar su capacidad por un período de tiempo determinado o configurar el escalado automático en caso de que el aumento de la demanda sea menos predecible. En cualquier caso, con un sistema de cloud hosting resulta mucho más fácil garantizar la disponibilidad en todo momento de los sitios web y las aplicaciones.

Servicios y soporte

El cloud permite acceder a una amplia gama de servicios compatibles con aplicaciones web, incluyendo la posibilidad de aumentar de manera instantánea la capacidad de cálculo, la seguridad integrada y los planes de recuperación ante desastres. Cada vez son más los proveedores de alojamiento cloud que disponen de datacenters en todo el mundo, favoreciendo así que las empresas se implanten con mayor facilidad en nuevos mercados y cumplan con las diferentes legislaciones locales en materia de datos.

Ventajas adicionales del cloud hosting

Seguridad reforzada

El modelo de cloud hosting ofrece seguridad integrada por diseño para favorecer el correcto desarrollo de las operaciones empresariales. Este principio se aplica a diferentes niveles de la infraestructura, incluyendo los recursos físicos, la red, las aplicaciones y los datos. Entre los servicios adicionales se incluyen el cifrado y el aislamiento de los datos, el almacenamiento y la segregación de los servidores, los firewalls y la gestión de la identidad.

Recuperación ante desastres

Las empresas están mucho más expuestas a fallos con un único servidor. El uso de un cluster de servidores virtuales y físicos en múltiples localizaciones geográficas permite que el backup y la recuperación de los datos sean mucho más rápidos y fáciles de automatizar. Dada la gran cantidad de archivos que utilizan los sitios web y las aplicaciones, esta funcionalidad constituye una enorme ventaja en aquellos casos en los que la actividad depende directamente de los datos.

Tecnología punta

En una configuración tradicional de datacenter «on-premises», la actualización de los equipos puede consumir una gran parte del presupuesto de una empresa. Sin embargo, los proveedores de servicios cloud ofrecen acceso a las últimas máquinas y dispositivos del mercado, por lo que las empresas pueden actualizar fácilmente los diferentes componentes del servicio que utilizan, desde las CPU hasta los servidores.

Más limpio y ecológico

Otro de los aspectos que debemos valorar es el respeto del medioambiente, ya que un alojamiento en cloud suele ser una opción más ecosostenible, especialmente en comparación con las soluciones «on-premises». Y es que los datacenters cloud utilizan máquinas a plena capacidad y cuentan con trabajadores en remoto, favoreciendo así un mejor uso de los recursos y una reducción de las emisiones.

Opciones cloud

Los alojamientos cloud ofrecen múltiples opciones con una estructura similar a la de los alojamientos tradicionales, pero con notables diferencias.

Cloud público

La opción de hosting cloud más barata es el cloud público, similar en términos generales al modelo tradicional compartido. Sin embargo, en lugar de compartir una única máquina, los datos de los sitios web y las aplicaciones se reparten en un cluster de máquinas virtuales con recursos específicamente asignados. En este modelo de almacenamiento, la CPU y la RAM están dedicadas un cliente concreto y el único elemento que se comparte es el espacio en rack en el datacenter cloud.

Cloud privado

El cloud privado es la opción perfecta para aquellas empresas que no quieren compartir recursos y buscan una mayor seguridad y soberanía sobre sus datos. Esta modalidad permite desplegar un servidor cloud privado, en el que el hardware virtualizado es específico para cada cliente.

Servidor dedicado cloud

Para las empresas con necesidades muy exigentes en materia de rendimiento y seguridad un servidor dedicado cloud es la mejor opción, ya que elimina por completo el efecto «noisy neighbour» o vecino ruidoso, y ofrece un rendimiento a escala de cloud. La principal diferencia entre esta opción y el alojamiento cloud público o privado reside en el uso de recursos de hardware físicos y no virtualizados.

Cloud hosting y servicios de OVHcloud

OVHcloud ofrece una amplia gama de opciones de alojamiento cloud para empresas de todos los tamaños. Nuestros servicios de cloud hosting permiten que empresas pequeñas y ágiles puedan empezar a utilizar rápidamente una completa gama de servicios de cloud público para aplicaciones web y ecosistemas informáticos completos.

Asimismo, nuestra solución Hosted Private Cloud permite impulsar la transformación digital de las grandes empresas, mientras que nuestra gama de servicios Bare Metal Cloud ofrece una sólida respuesta a las necesidades de alto rendimiento.