¿Qué es una API?


La red de su empresa y sus dispositivos personales incluyen diferentes aplicaciones que necesitan, en su mayoría, comunicarse entre sí para intercambiar datos y funcionar correctamente. Las API hacen posible este funcionamiento.

what_is_api

¿Para qué sirve una API?

Una interfaz de programación de aplicaciones o API (del inglés application programming interface) permite intercambiar datos entre diferentes aplicaciones y servicios.

Las API disponen de funcionalidades que, a través de un lenguaje de programación, lanzan solicitudes de acceso a los servicios desde una aplicación hacia otra. Esta tecnología simplifica considerablemente el desarrollo de aplicaciones, ya que, a través del intercambio de los datos, estas disponen del material necesario para su correcto funcionamiento. Su uso se ha vuelto imprescindible en los últimos diez años y, sin ellas, muchos sitios y aplicaciones web no podrían funcionar.

¿Por qué utilizar una API?

La principal ventaja de una API es que ahorra tiempo. Los desarrolladores no necesitan saber cómo desplegar o implementar la API, sino que se limitan a utilizar esta interfaz como canal de comunicación entre múltiples aplicaciones o programas de software.

Incluimos a continuación las principales ventajas de las API:

  • simplificación de los procesos al permitir acceder a la información de las aplicaciones desde una única interfaz;
  • mayor precisión en sus aplicaciones y funcionalidades adicionales para estas últimas (por ejemplo, puede conectar un servicio de geolocalización a su aplicación de alquiler de bicicleta eléctrica para localizar la bici más cercana);
  • seguridad reforzada de los datos en tránsito, gracias, entre otros, a la implementación de sistemas de tokens, la firma electrónica o el encriptado TLS (Transport Layer Security).

¿Cuáles son los diferentes tipos de API?

Existen diferentes tipos de API en función de su accesibilidad, su uso y la forma en la que los desarrolladores las utilizan. Sin embargo, podemos distinguir cuatro grandes familias de API.

  • La API interna o API privada es la más común en las redes internas de una empresa. Esta API permite, por ejemplo, conectar su programa de gestión de almacenes con su ERP. Al no estar expuesta al público, no suele disponer de un nivel de seguridad elevado. Sin embargo, esta tendencia está cambiando y a día de hoy la protección de las herramientas informáticas empresariales se extiende a todos los programas utilizados.
  • La API externa o API pública está abierta a todos los usuarios y, por lo tanto, puede ser utilizada por cualquier desarrollador tercero. Su nombre en inglés, open API, puede resultar confuso, ya que este tipo de API no siempre se basa en tecnología open source. Su principal ventaja es que permite acceder a numerosos lenguajes de programación, facilitando la interconexión de sus servicios. Las medidas de seguridad de las API públicas son, por definición, restringidas. Así pues, la empresa deberá tener en cuenta la posible exposición de los datos en caso de optar por este tipo de interfaz.
  • La API de partners o socios es similar a la API interna, pero ofrece la posibilidad de otorgar derechos de acceso a determinados desarrolladores o proveedores externos. Así pues, si una empresa utiliza una agencia para su sitio web, podrá proporcionarle las claves de acceso y permisos específicos.
  • La API compuesta es la más compleja, ya que suele disponer de varias interfaces de programación destinadas a usos específicos. Esta API se utiliza a menudo como solución de gestión de otras API interconectadas.

¿Cómo funciona una API?

Las API poseen estructuras y reglas específicas para permitir que las aplicaciones y los programas se comuniquen eficazmente. Intervienen entre la aplicación y el servidor web, actuando como canal intermedio de transferencia de datos entre los sistemas.

Incluimos a continuación las diferentes etapas del funcionamiento de una API:

  1. Una aplicación o programa de software envía una petición, que se transmite al servidor web a través de un URI (Uniform Resource Identifier).
  2. Una vez validada la solicitud, la API la transfiere al servidor web (o al programa externo, en su caso).
  3. A continuación, el servidor web envía su respuesta a la API.
  4. La API devuelve finalmente la información recibida a la aplicación que realizó la solicitud.

El tipo de datos transferidos dependerá del servicio web utilizado. Sin embargo, las peticiones y respuestas siempre se transmiten por API. Además, gracias a su diseño, esta última puede ser utilizada tanto por una persona como por una máquina, ofreciendo así mayor flexibilidad en su uso.

No obstante, es posible añadir más etapas adicionales para aumentar la seguridad del proceso. Y es que, dada la función de canal intermediario que desempeña la API, se trata de una etapa perfecta para introducir la autenticación. Así pues, es posible añadir contraseñas, comprobaciones de las cabeceras HTTPS, cookies, etc. Esta medida resulta especialmente útil para prevenir posibles manipulaciones de información sensible, como datos bancarios, administrativos o privados.

¿Qué es una pasarela de API?

Se trata de una herramienta que permite gestionar sus diferentes API. La mayoría de las API internas o privadas recurren a estas pasarelas por motivos de seguridad y rendimiento. Como ya hemos visto, la API recibe una petición y envía una respuesta, pero, en este caso, la realidad es más compleja.

En el caso de las empresas, es importante incluir parámetros de seguridad, vigilancia o restricción, en función de cada necesidad particular. Si, por ejemplo, la empresa dispone de varios microservicios, se deberá gestionar un gran número de peticiones de forma simultánea. En estos casos, la API pasarela constituye una importante ventaja, ya que permite controlar de forma más exhaustiva el flujo de datos entre sus API, pero también entre las API y los servicios.

Historia de los protocolos de API

La utilización de las API se ha generalizado en los últimos diez años, y su funcionamiento se ha ido adaptando a las aplicaciones más recientes. Así pues, se han ido creando diferentes protocolos en respuesta a estos cambios:

  • SOAP (Simple Object Access Protocol) es un protocolo basado en XML cuyo objetivo es facilitar la transferencia de información entre aplicaciones y programas que funcionan con lenguajes y entornos diferentes. Esto es posible gracias a los protocolos SMTP y HTTP. El protocolo SOAP es el protocolo de API más antiguo.
  • XML-RPC es un protocolo que se basa en un tipo específico de formato XML. Fue desarrollado después de SOAP, y consiguió popularizarse gracias a su sencillez y su bajo consumo de ancho de banda.
  • JSON-RPC tiene un funcionamiento similar al del protocolo XML-RPC, pero se basa en el formato de texto JSON en lugar de XML. Este protocolo, conocido por su sencillez, permite transmitir una única respuesta a peticiones complejas.
  • REST engloba un conjunto de reglas sobre la arquitectura de una API más que un protocolo propiamente dicho. Para que una API sea REST —lo que se conoce como RESTful API— debe cumplir una serie de criterios predefinidos. El objetivo de este «pliego de condiciones» de la API es simplificar la creación e integración de aplicaciones.

La mayoría de las API disponibles online actualmente son API REST. Estas reglas han permitido crear API más ligeras y fáciles de usar, especialmente adecuadas para el internet de las cosas (IoT) y las aplicaciones móviles.

API SOAP y API REST

En primer lugar, debemos tener en cuenta que hablamos de dos elementos diferentes: SOAP es un protocolo mientras que REST es una arquitectura. Así pues, aunque ambos elementos buscan facilitar la creación de API, no están sujetos a las mismas reglas.

El diseño de normas y estándares de creación ha permitido simplificar el intercambio y la utilización de las API para los desarrolladores. Ante la generalización del uso de las API, SOAP busca crear un estándar de peticiones y de formato de mensaje que facilite el intercambio de datos. Esta estandarización se traduce en una mejor comunicación entre las aplicaciones, pese al uso de diferentes lenguajes y entornos de programación.

REST, por su parte, se basa en seis grandes principios de creación de API, más fáciles de seguir que un protocolo restrictivo. Este es uno de los principales motivos por los que la mayoría de las API actuales son principalmente RESTful.

La API de OVHcloud

Todos los servicios de OVHcloud son compatibles con API para ofrecerle mayor margen de maniobra en sus operaciones. Así pues, podrá interconectarlos fácilmente entre sí.

La API OVHcloud le permitirá crear todos sus proyectos web: se trata de una herramienta segura que respeta sus datos personales, al igual que el resto de nuestras soluciones.

Con nuestra API podrá:

  • gestionar sus soluciones de OVHcloud (administración, actualización, seguimiento, etc.);
  • crear y perfeccionar sus propias aplicaciones;
  • automatizar determinadas tareas y optimizar sus funciones.

¿Necesita ayuda? Consulte nuestra guía sobre cómo empezar a utilizar la API OVHcloud.