¿Qué es la automatización?


La automatización se refiere a la sustitución de la mano de obra humana por tecnología. Cada vez son más las empresas que utilizan la automatización para mejorar su eficiencia y precisión al tiempo que reducen los costes y el estrés asociado a determinadas tareas. Algunos de los métodos de automatización más comunes son la robótica, los programas de software de automatización de procesos y las soluciones de automatización inteligentes, como la IA o el machine learning.

what_is_automation

Breve historia de la automatización

El término «automatización» se acuñó en la década de los cuarenta, cuando un ingeniero de la Ford Motor Company lo utilizó para describir la creciente mecanización en las cadenas de montaje de automóviles. Sin embargo, el concepto de automatización existe desde hace mucho más tiempo.

Los antiguos griegos y egipcios diseñaron máquinas autodirigidas para usos prácticos y de entretenimiento, incluyendo relojes de agua y animales mecánicos. Estos conceptos siguieron desarrollándose durante la Edad Media y el Renacimiento, cuando Ismail al-Jazari y Leonardo di Vinci inventaron máquinas para automatizar tareas manuales, como los sistemas de bombas en cadena, las bobinadoras automáticas o los carros autopropulsados.

Pero fue durante la Revolución Industrial cuando la automatización comenzó realmente a ganar impulso. El perfeccionamiento de los sistemas de energía hidráulica, de vapor y del carbón durante el siglo XVIII impulsó la invención de nuevas máquinas, como el telar mecánico y la hiladora multibobina, diseñadas para sustituir a la mano de obra humana y optimizar la producción. Estas transformaciones provocaron el declive de las economías rurales y artesanales, transformando la forma de trabajar y vivir de millones de personas.

Los avances en el ámbito del acero, la electrónica y la tecnología digital impulsaron sucesivas revoluciones industriales durante los siglos XIX y XX, que no solo aceleraron la automatización, sino que también mejoraron la calidad de vida en todo el mundo. Actualmente estamos viviendo la conocida como Cuarta Revolución Industrial, una era caracterizada por la automatización inteligente y directamente impulsada por soluciones como el cloud, la robótica o la IA.

Tipos de automatización

Existen diferentes tipos de automatización. Por un lado, la automatización industrial, impulsada por las máquinas y la robótica, permite sustituir al trabajo manual humano y, por lo tanto, es común en los sectores de la fabricación, la automoción, la energía y la agricultura. Por otro lado, la automatización empresarial, que engloba la automatización de los procesos informáticos y empresariales (BPA), permite sustituir a la capacidad cognitiva humana y es muy popular en diferentes sectores, como las tecnologías de la información, las finanzas, la salud o el servicio de atención al cliente.

A continuación incluimos una breve descripción de los diferentes tipos de automatización.

Inteligencia artificial (IA)

La inteligencia artificial o IA es una forma inteligente de automatización que utiliza un software para imitar o incluso superar a la inteligencia humana. La IA utiliza algoritmos y lógica para encontrar patrones en los datos y simular el razonamiento humano en, por ejemplo, la resolución de problemas. Una de las formas más comunes de IA es el machine learning, que aprende y mejora a partir de la experiencia, sin necesidad de programación o intervención humana.

Las empresas utilizan la IA y el machine learning para:

  • simplificar la atención al cliente mediante, por ejemplo, chatbots;
  • prever riesgos financieros, fraudes o resultados en términos de rendimiento;
  • detectar actividades maliciosas o inusuales en la red;
  • analizar los datos para detectar tendencias de ventas y marketing;
  • identificar personas u objetos en imágenes y vídeos;
  • ofrecer diagnósticos médicos y predicciones en materia de salud;
  • identificar opiniones positivas y negativas en el texto;
  • reconocer voz y realizar acciones o identificar idiomas;
  • prever las preferencias del cliente y recomendar productos;
  • optimizar la API con funciones basadas en la IA para hacerla más inteligente y segura.

La IA es un tema ciertamente controvertido, pero su capacidad para mejorar la vida de los humanos de formas que, aún hoy, ni imaginamos es innegable: permite automatizar tareas complejas y realizar cálculos que el cerebro humano es incapaz de hacer, por lo que algún día será el motor de avances en áreas críticas como la salud, la educación, la investigación científica, la ciberseguridad o la sostenibilidad.

Algunos de los ejemplos más populares de soluciones de IA empresarial incluyen IBM Watson, TensorFlow, Salesforce Einstein o Azure Machine Learning Studio.

Automatización robótica de procesos (RPA)

La automatización robótica de procesos o RPA (del inglés «Robotic Process Automation») es un software que permite a las empresas crear y gestionar robots de software programados para automatizar tareas administrativas sencillas, como rellenar hojas de cálculo o enviar mensajes de correo electrónico. De este modo es posible ahorrar tiempo permitiendo que los equipos se concentren en tareas más creativas. Los bots de RPA a menudo aprenden mediante la grabación de procesos o el «screen scraping» (por ejemplo, copiando la información que ven en pantalla y utilizándola posteriormente para rellenar formularios). Algunos ejemplos de soluciones RPA incluyen Blue Prisma y Power Automate.

Automatización de procesos empresariales (BPA)

Los programas de automatización de procesos empresariales o BPA (del inglés «Business Process Automation») están diseñados para automatizar procesos empresariales complejos con diversos componentes. Esta solución se controla desde una API central, ya que permite crear flujos de trabajo automatizados e integrarlos con otras áreas de la infraestructura informática. Las empresas suelen utilizar BPA para automatizar los procesos financieros y de recursos humanos, como el procesamiento de facturas o la incorporación de personal. Las arquitecturas BPA también son muy populares entre los equipos de ventas y marketing, que recurren a este tipo de herramientas para automatizar y gestionar los canales de venta, la planificación de llamadas, las campañas de email y las redes sociales. Algunas de las soluciones BPA más populares son HubSpot, Nintex, Kissflow o Mailchimp.

Automatización de procesos informáticos

Este método de automatización utiliza software o secuencias de comandos para automatizar tareas y procesos informáticos, por lo que se ha convertido en un elemento clave de la transformación digital, mejorando la agilidad y optimizando los flujos de trabajo complejos. Las herramientas de automatización de procesos informáticos supervisan el sistema en busca de eventos predefinidos, como tareas informáticas rutinarias, problemas técnicos o actividad maliciosa. Cuando la herramienta detecta un evento, se activa un flujo de trabajo automatizado y se ejecuta la acción correspondiente o se resuelve el problema.

Es posible automatizar un gran número de tareas informáticas:

  • monitorización de seguridad;
  • escritura de consultas SQL;
  • procesos DevOps;
  • backup cloud;
  • emisión de tíquets;
  • gestión de contraseñas;
  • gestión de cargas de trabajo cloud;
  • Infrastructure-as-a-Service (IaaS);
  • supervisión de archivos y logs de eventos;
  • gestión de redes y bases de datos.

La orquestación, una forma avanzada de automatización de procesos informáticos, también está ganando mucha popularidad. Esta consiste en la coordinación y gestión de varias tareas, sistemas o aplicaciones de forma simultánea, permitiendo que exista un único proceso o flujo de trabajo. Los equipos de DevOps utilizan la orquestación para acelerar el tiempo de comercialización, pero también puede aplicarse al cloud, los servidores, los contenedores, las bases de datos o la gestión de incidencias, entre muchos otros.

Algunas de las soluciones de automatización de procesos informáticos más populares son Puppet, Ansible, Jenkins, Kubernetes, VMware, Darktrace y Selenium.

Automatización industrial

La automatización industrial utiliza hardware físico, como máquinas y robots, para impulsar una producción en masa más eficiente o realizar tareas complejas o peligrosas, especialmente en fábricas y almacenes. Un ejemplo de automatización industrial es el uso de brazos robóticos en fábricas de automóviles para soldar y pintar vehículos.

Existen tres categorías de automatización industrial: fija, programable y flexible. Las máquinas que utilizan la automatización fija están programadas para realizar una única tarea, por lo que esta modalidad puede resultar poco flexible, ya que es necesario adquirir nuevas máquinas para programar nuevas tareas. La automatización programable ofrece mayor flexibilidad, lo que permite a los usuarios programar nuevas tareas cuando sea necesario. Es muy común en la producción en serie, por ejemplo, donde cada serie tiene un diseño diferente a la siguiente. La automatización flexible también permite reprogramar las máquinas fácilmente, sin interrupción del servicio entre programas y con capacidad para producir en masa sin necesidad de lotes.

Ventajas de la automatización

Las máquinas desarrolladas durante la Revolución Industrial transformaron el trabajo tal y como se conocía hasta entonces, ya que fueron creadas para reemplazar a la mano de obra humana. Hasta entonces, la gente trabajaba en fábricas en unas condiciones muy duras, operando máquinas diseñadas para impulsar la producción en masa y maximizar los beneficios para el dueño de la fábrica. El desarrollo de la economía industrial generó un profundo cambio social que afectó al ámbito de la familia, la salud, la vivienda y muchos otros aspectos de la vida cotidiana.

Desde luego, si tomamos como ejemplo esta época de cambio, es lógico que la automatización genere dudas. Es bastante común pensar que tecnologías como la IA o la robótica, capaces de pensar y moverse como nosotros, harán que los seres humanos se queden obsoletos en el futuro. Sin embargo, aunque la automatización es, sin duda alguna, un elemento disruptivo, lo cierto es que también favorece cambios muy positivos que nos permitirán construir un futuro mejor para todos.

Incluimos a continuación algunas de las ventajas de la automatización:

  • reduce los costes, mejora la eficiencia y permite una comercialización más rápida;
  • aumenta la calidad de los bienes y servicios, mejorando la experiencia del cliente;
  • limita las tareas aburridas o que consumen mucho tiempo, de forma que los equipos tienen más tiempo para innovar;
  • ayuda a las empresas a prever y realizar tareas complejas, como en el sector de la salud;
  • elimina el trabajo manual más costoso, que perjudica la salud de las personas y en general está mal remunerado;
  • ayuda a las empresas a dar sentido a datos complejos, un aspecto fundamental a medida que crece el volumen de datos;
  • da lugar a un nuevo mercado de trabajo, por ejemplo, con especialistas en mantenimiento de robótica e IA.

OVHcloud y la automatización

En OVHcloud, como proveedores de soluciones cloud, hemos aprendido a sacar el máximo partido a la automatización. Así pues, para ayudarle a construir y orquestar procesos automatizados, le ofrecemos una completa gama de herramientas de automatización para cloud público, incluyendo Managed Kubernetes y Workflow Management.